La felicidad ante las desgracias

Uno de los grandes filósofos estoicos, como Seneca, pensaba que era necesario prepararse ante las desgracias de la vida. Y es preferible hablar de ello que ignorarlas por completo porque una vez que sucedan será difícil poder aceptarlas y alcanzar la felicidad. Esto nos hace valorar el tiempo cuando estamos ante estas personas en vida. Y una vez que no estén tenemos la satisfacción de haber disfrutado de ellas en vida. En la medida que disfrutamos más de estas personas los procesos de luto quedarán relegados por el hecho de haber vivido a conciencia con ellos.

La felicidad ante las desgracias

Los problemas en la vida son inevitables y afectan a la felicidad

Las adversidades que se llevan en la vida son inevitables, pero es necesario aprender de ellos para ser sabio. Según Seneca en la medida que pasamos por mayores dificultades en esa medida nos hacemos grandes, fuertes y valerosos. Una de las peores situaciones que puede tener el hombre, es el estar en estado de quietud, ya que imposibilita el lograr tener carácter y espíritu.

La vida sin problemas

Si no tuviéramos problemas no tendríamos posibilidad de resolver ninguna adversidad si llegase a suceder. Una vez mi profesor nos dijo: «Como me gustaría tener su edad con la sabiduría que tengo ahora». Para llegar a la sabiduría y poder conocer la felicidad es necesario vivir adversidades, y luchar contra ellas.

La peor desgracia para la felicidad: El lujo y la riqueza inagotable

Quizás este fue uno de los peores pecados de Seneca el decir la verdad a aquellos al cual servía, es necesario indicar que Seneca, era un filósofo asesor de hombres sumamente poderosos como Calígula y Nerón. Seneca indicaba que esto convierte a los hombres en perezosos, autocomplacientes e ingratos, además de insensibles. Los cuales los hace débiles ante cualquier desgracia y lo peor, no podrán canalizar sus ímpetus siendo desmedido en sus órdenes de tal forma que la IRA es la emoción que predomina y la que no permite la razón en el hombre.

El sentido de lamentarse por lo sucedido

Marco Aurelio, uno de los emperadores Romanos más importante dentro de la historia del imperio indicaba: “Siempre existen factores que se salen de nuestro control y por más esfuerzo que se realicen por evitarlas, sucederán de todas formas”. Esto no implica que no tengamos objetivos o metas, pero solo podemos estar en ella si podemos tener control. Y para ello es necesario cultivar la personalidad y esto radica en lo siguiente:

  • Sé tú mismo: No intentes ser alguien que no eres, tan solo lograras engañarte a ti mismo, y lograr engañar a los demás en algún momento. Perderás parte de los buenos momentos demostrándole a alguien un espíritu que no tienes.  Tan solo logra conocer a los demás, si te gustan cultiva una amistad. Pero recuerda que existen factores que no puedes controlar y es a las otras personas. Si esta persona no te llama, tranquilo, abran nuevas situaciones. Pero no te decepciones.
  • El lado positivo: Siempre ve el lado positivo a todas las situaciones, de las malas siempre debe quedarte un aprendizaje. De tal forma que al suceder alguna situación análoga debes saber cómo controlarla, y solucionarla. Pero jamás te lamentes de lo sucedido.
  • La felicidad como único eslabón: Sonríe frente a un espejo aunque se te salgan las lágrimas, sabrás que es la última vez que te sucederá. Si te llegase a suceder de nuevo implica que es una debilidad que debes fortalecer. Lo importante es ser feliz.
Etiquetas:,

Añadir un comentario