La buena vida comienza cuando prestamos atención. Para ello es preciso que te cuides a ti mismo porque de lo contrario te pierdes en la tumba de tus miedos y de tu oscuridad interior. Debes prestar atención a cada instante de tu realidad y de tu propio ser, solo así vivirás de manera consciente y